Para las que partieron y dejaron atrás su carrera

Source: Para las que partieron y dejaron atrás su carrera

Advertisements

Mi Vida de Película

Hace ya mas de 20 años que partí de Colombia. Recuerdo mis viajes de vacaciones con mi hija mayor cuando tenía 2 o 3 años. Mirábamos por la ventana del avión cuando íbamos a aterrizar y le decía ¿Colombia es?… y ella entusiasmada contestaba: “verde”. A mi siempre me ha emocionado ver a mi país desde arriba. La llegada me representa un vuelco en el corazón: La extensa sabana de Bogotá. Sus campos de flores. Sus montañas. Para mi es lo mío: mi tierra, la que me trae recuerdos, nostalgias, olor a tierra mojada, a ruana, a chocolate y arepa de los domingos, a piquetes en la finca de mis abuelos. Es mi infancia, mi vida. Para mis hijas en cambio, es eso: una vista desde la ventana, un ratico, unas vacaciones, las abuelas, unos primos que están y no están. Es un país que les han enseñado, que les han contado y les dicen hace parte de ellas. Pero es y no es porque solo lo ven así desde una ventana, nuestra ventana …

Son esas cosas las que uno no hace consciente cuando decide partir. Cuando hace maletas por amor y se va con sueños e ilusiones. Cuando se quiere creer ese cuento de los que aseguran que por allá van a estar mejor. Cuando pensaba que seria por unos años, pero 4 se convirtieron en 20 y ya no hay para cuando. Entonces como dicen en México, de repente le cae a uno el veinte: Mis hijas son gringas. Pelean en ingles, su vida es en ingles. Y claro uno racionaliza las ventajas. Ellas tienen una educación de primer mundo. No supieron lo que significaba la palabra secuestro sino por las películas. No oyeron hablar de guerrillas, bombas ni atentados sino cuando los papás veían esos noticieros de allá que poco entendían, ni entienden. Han crecido tranquilas en un lugar seguro. Tienen muchas oportunidades y claro todo eso vale la pena. No lo dudo.

Pero solo hasta ahora hago consciencia que son gringas como las de las pantallas de Hollywood y que resulté en medio de una película sin darme cuenta. Cuando vine por primera vez de intercambio a este país a California, cuando apenas tenia 17 años y no hablaba inglés, solía pararme en la salida del colegio y me sentía en medio de una escena de una película americana. Los muchachos pasaban con sus mochilas y se subían a los buses amarillos y yo estaba ahí, pero era como si estuviera en la sala del cine. A nadie le importaba mi presencia. Yo era extranjera. Eso no era lo mío. Yo iba a regresar a mi país y así fue. Regresé. La diferencia es que ahora sí estoy en medio de esa película . Es mi vida.

Es y no es. No solo porque es otro idioma, lo cual de entrada crea una barrera aunque uno lo hable, pero no le fluye igual. Pero sobretodo porque mi cultura me impide entender muchas de sus tradiciones. Recibo con alegría y abrazo costumbres como la de acción de gracias, con pavo, arándano y puré porque vale la pena celebrar un día para agradecer. Pero sigo sin entender el fútbol americano y me parece cursi el día de san Valentín.

Pero justo por no entender o por estar al margen, mis hijas, las que si son estadounidenses y hacen parte de esta cultura, han tenido que sufrir por la ignorancia de su madre.

En Kindergarten la niña, en lugar de llevar las tarjeticas de San Valentín que venden por todas partes con mensajitos cursis para repartir a sus compañeros de curso, la pobre cargó con unos tarjetones creativos hechos por la mamá con su foto, los cuales no cabían por la ranura de las cajas de zapatos que decoran para la ocasión y tuvo que soportar las risas de sus compañeritos.

Mas recientemente, ya en Bachillerato, la maestra de inglés les pidió que escribieran sobre las tradiciones que tenia su familia para ver el Super Bowl y no le creyó cuando le dijo que ella nunca había visto esos partidos y que menos su familia contaba con tradiciones para verlos. Pero que si quería le podía escribir sobre James, la selección Colombia y los gritos que pega el papá viendo los partidos de Santa Fe, lo mas parecido a una tradición relacionada con el deporte que puede narrar.

Los dramas de las muchachitas de los colegios son muy parecidos a los de High School Musical y el Disney Channel. Las niñas plásticas, rubias casi siempre, le dan portazos a los lockers y le hacen maldades a las que un día son las amigas y al siguiente no. Las populares son las Cheeerleaders y son las novias de los del equipo de fútbol son a las que nombran reinas y princesas de los bailes de las escuelas. Así es. Como en las películas. Esa es la vida de mis hijas, la cual, claro nada tiene que ver con mis días en la Nena Cano, sin lockers, bailes de homecoming, ni cheerleaders, ni proms. Para nosotras, en aquella época, la máxima aventura era que vinieran los niños de la banda del Cervantes, el colegio masculino vecino y que los dejara entrar la Nena, la directora, a tocar un par de canciones.

Ahora con la entrada a la universidad de mi hija mayor me ha tocado aprender de cuestiones que para los nativos son naturales, pero de nuevo, para mi, son toda una novedad. Primero el choque de que ya a los 18 años se va la niña de la casa a vivir a la universidad y luego todo lo que implica solicitar cupos, exámenes , aceptaciones y demás. Para al final dejarla en un dormitorio con gente que apenas conoce, pero llena de sueños y oportunidades maravillosas.

Y entonces, en medio de todo, me doy cuenta que justamente por ser biculturales, mis hijas han crecido con valores familiares y principios mediante los cuales analizan y saben respetar las diferencias , pero escogen sus caminos con la conciencia de su equipaje. Por eso quizá, mientras algunas de sus amigas escogieron presentarse a ¨hermandades¨, esas que llaman sororities ¨ que de nuevo, yo no entiendo y me tiene que explicar miles de veces, y veo, igualitas a las de las películas, en donde tiene que competir con locuras para ser aceptadas , recibir rechazo y ser victimas del matoneo- bully exacerbado, ella, mi hija, prefiere pertenecer en su universidad a un grupo de la gente que vive en su mismo edificio en donde crean comunidad discutiendo sobre un interés común: la justicia social.

Así entonces, aunque esté en medio de una película, esta vida que escogí sin entender demasiado y sin ni ver de lejos, comprendo que me da la oportunidad de poder ofrecerles, ahora sí con conciencia, lo mejor de los dos mundos .

Se me olvidó que te olvidé

SE ME OLVIDÓ QUE TE OLVIDÉ

Se me olvidó que te olvidé dice una canción y a mí se me olvidó:
– Que cuando se quiere con pasión, el olvido no es una opción
– Que sí importa lo que diga la gente, pero hoy lo quiero declarar públicamente
– Que aun cuando no hay opciones, uno tiene que ser capaz de abrir ventanas
– Que los años no pasan en vano
– Que no tengo tiempo y el espacio no colabora
La verdad es que siempre he pregonado que uno tiene que ser consecuente. Consecuente con lo que piensa, con su formación y con su esencia. Y consecuente, claro, con sus sentimientos. Bueno, por eso aun estoy en el lugar de siempre, pero no en la misma ciudad y tampoco con la misma gente y desde luego eso no ayuda, mas bien está en contra nuestra. Pero aquí estoy. Reconociendo que cuando estoy frente a ti, aun repican las campanas y que a pesar de todo y de todos, lo admito: Sueño con rencontrar quizás no el mismo, pero otro camino contigo.
Decidida estoy en buscarlo. Un camino nuevo, diferente, con experiencias distintas. Quizás no el que imaginan otros, ni el que quisieran algunos. A otros no les gustará, y hay quienes criticarán. Pero no será necesario golpear puertas, ni rogarle a nadie…Porque mi amor, como el de Florentino Ariza, por ridículo que suene, es impávido y quiero comprobar que la vida, mas que la muerte, es la que no tiene limites.
Porque se me había olvidado, solo por un rato eso sí, que el periodismo hace parte de mí, que lo llevo en la sangre y es parte de lo que soy y de mi esencia. Que no necesito de grandes escenarios, ni mendigar puestos que no quiero. Quiero ser capaz de abrir espacios. Por eso desde hoy aquí estaré en este blog para los que quieran leerme . Porque esas son las ventajas de las nuevas tecnologías. Así, sin pretensiones, pero con grandes ilusiones. Porque se vale soñar…

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑